Adelante! ponte cómodo/a y coje tu bebida favorita.

Te doy la bienvenida a mi casa virtual.

No esperes grandes lujos, es humilde pero auténtica, que estando en internet, no es poca cosa.

WOW!

Es una pasada que esté aquí. Es un honor para mí que quieras conocerme mejor.

Ya que te has tomado la molestia no quiero defraudarte. Así que te contaré algo íntimo.

En un principio pensé en poner en esta sección el típico curriculum donde ibas a poder ver en qué me titulé y cuantos postgrado, máster y expertos he hecho.

Pero ya hace mucho tiempo que dejé de confiar en los títulos. He trabajado con gente con más títulos que una cartelera de cine y que después no sabía hacer la o con un canuto.

Así que que he decidido pasar.

No creo en los títulos

Mejor que eso te contare una historia. Mi historia.

Nunca fui un estudiante brillante, supongo que estaba en la media. Eso sí, cuando algo me apasionaba me volvía loco. Una especie de enfermo que obsesiona por algo y que no paraba hasta exprimir a hasta la última gota. Por suerte para mi, eso no ha cambiado.

De la carrera, los postgrados, expertos y demás formaciones agradezco que me hayan marcado el camino, pero tengo que decir que cuando realmente he crecido como profesional es cuando he entrado en el campo de batalla. Eso si es formación avanzada.

Otra cosa que debes saber de mi es que no paro quieto. Monté mi primera empresa con 27 y desde entonces (ahora tengo 40 para 41) me he embarcado en varios proyectos. Todos alrededor del marketing digital y las ventas por internet.

Con todos los proyectos me quedo con algo. Todos me han enseñado. Pero uno de los que más me ha marcado fue la agencia de marketing digital. De ella aprendí a relacionarme con clientes, que no todos saben lo que quieren y que sobre todo quieren vender más (aunque no te lo digan).

ventas online

Ventas, ventas y más ventas. Eso es lo único en que me he centrado en mejorar como un obseso.

En los últimos años me venian empresas que me decían, «quiero tener presencia profesional en redes sociales» o «yo quiero que mi web aparezca arriba en Google» y todo esto está muy bien, pero ¿cúal es el problema? Que no es venta activa. Las empresas (pequeñas y medianas) se hartan de tener un coste fijo mensual en algo que no les trae ventas.

Por esto en los últimos tiempos me he dedicado a vender productos y servicios yo mismo, para sufrir en mis carnes lo pormenores y encontrar la mejor fórmula de conseguir ventas de manera frontal y recurrentes.

A día de hoy he descubierto que en esto, a pesar de lo que digan algunos «gurus» de internet, no hay fórmulas mágicas. Hay trabajo y saber hacer las cosas correctamente.

Yo sé hacer el trabajo y sé hacer la cosas correctamente. Por esta razón, puedo decir que estoy capacitado para ayudar a otros a conseguir resultados. Cómo mínimo, los mismos que yo consigo para mi.

Nico Escudero

Nico Escudero

Empieza a vender más en Internet.

¿Hablamos?